Sunday, April 23, 2006

MARTES, 18 DE ABRIL DE 2006

No tengo nada que decir amigo, solo hacer mi trabajo, unas cuantas canciones que unas cuantas personas escucharán alguna vez.
No tengo opinión sobre esto o aquello, todos los uruguayos tienen una opinión para todo, una solución posible casi para cualquier cosa.
Me regalaron un calefón. Eso está muy bien. Pronto también voy a tener estufa, según parece antes de que llegue lo más duro del invierno.
¿Vós querés que opine sobre arte, política o sociedad?
¿Quizá relaciones entre estética y ética?
En mi barrio se cagan a tiros noche por medio.
García Lorca sigue siendo el mejor.
Me gusta el vino, me gusta el tabaco, me gusta mi mujer.
Probablemente Nick Cave sea el más grande poeta contemporáneo vivo.
Me llevaron al cine. Eso fue bueno, aunque en la cola había demasiados conocidos.
Tengo 35, hace 19 años que estoy tocando rock, si bien algunas personas de agudo criterio opinan que lo que hacemos ahora difícilmente podría llamarse rock.
De cualquier modo cuando cumpla 20 años en el negocio vamos a hacer un megarecital en el Estadio Centenario.
Mi hijo quiere una guitarra eléctrica. Eso está bien.
Yo necesito zapatos nuevos.
No tengo heladera, no tengo teléfono, no tengo tele.
Eso no tiene la menor importancia.
Quizá esperás que opine sobre el trabajo de otros músicos, eso no sería en absoluto elegante.
Cuando tenía 15 años fui a un concierto de Sumo.
Esa fue una de las experiencias estéticas más poderosas que pude vivir.
Últimamente no voy mucho a conciertos.
Escuché el disco “La llorona” de una joven llamada Lhasa. Me gustó.
El lugar de la poesía es la canción, antes y después del libro, si bien como habrás notado, toda esta cháchara no deja de ser un bello poema.
Mi libro se perdió, el original en un disket que se rompió y dos copias en papel que se fueron al carajo sin corregir. Después lo corregí y se perdió y ahora que nadie va a leerlo nunca, puedo decir tranquilamente que no estaba tan mal.
Se llamaba “corazón de puta”.
Eso tampoco tiene la menor importancia.
Wallace Stevens, Edward Cummings, Edgar Lee Masters:
Sí, Sí y Sí.
Cuando volví del Amazonas me traje un papagayo que repetía una sola palabra en idioma aborigen. Yo no sabía qué significaba su única palabra que aquí no voy a intentar reproducir, hasta que pude por casualidad consultar a una antropóloga brasilera de nombre Lucía Fernanda. Ella a su vez hizo unas averiguaciones y me dijo que era muy probable que lo que mi papagayo repetía, proviniera de una antigua lengua Caribe y que se podría traducir más o menos como: “Moriremos”.
Al tiempo Minerva, la gata de mi hija, asesinó al pobre pajarraco.
Saca tus propias conclusiones.
Realmente no sé qué carajo querés que escriba, queda en evidencia que no tengo mucho para decir.
Un abrazo
Marco T.

4 comments:

descargar música said...

Hola allí malpaso, CONOCIDO que estoy practicando
surf para una buena experiencia del blog en melodias polifonicas y
que descubrí su gran sitio. Aunque el this post no era
lo que estoy buscando él consiguió exactamente
ciertamente mi atención e interés. Ahora veo porqué
encontré su blog-sitio excelente cuando buscaba para
sitios relacionados melodias polifonicas y estoy alegre yo
encontré su sitio aunque su no un fósforo exacto.
Poste excelente, gracias por leído.

Nicolass said...

me encantan los comments publicitarios en español berreta.
cada vez me gusta mas este blog.
lo tengo que linkear al mio.

creo que en algun comment que dejé alguna vez.
tengo su disco, y me parece excelente. una vez los ví en vivo, el año pasado, con los dinámicos. partieron cocos. mal.
ahora, me dedico a rastrear el paradero del tony park cada tanto. es una experiencia grata.
en la esquina de mi casa, atropellaron a un muchacho que laburaba ahi. no recuerdo si murió o si perdió una pierna.
de todas maneras, el tony park, está cargado de culpa y un oscurantismo digno de un parque de atracciones abandonado en algun pueblo fantasma.

saludos.

Mr. Bone said...

Estimado amigo:
No tengo nada que decir
y eso está muy bien.

Un gran abrazo.
Arriba !!!


PD: los tengo linkeado
en mi blog
www.graffiti-fisico.blogspot.com

Agustin Acevedo Kanopa said...

Marco, ya escribiste todo lo que se podía escribir.
Soy un tipo frío, estudio psicología y a veces me veo caminar por el vilardebó como quien pasea por un parque temático. Sin embargo lo que escribiste del papagayo me partió en dos, inmediato, exacto, algo realmente poético. De hecho, ni siquiera lo escribiste, sencillamente te sucedio.Escribo, también soy o intento ser eso: escritor. Habiendo leido este texto tuyo tengo el irremediable impulso de plagiarte, de que un marco o un x de alguna novela mia diga lo que vos dijiste, que hable con ese laconismo (bueno, no se si laconismo, pero al menos aquella forma de escribir para nada coagulada) y que en el prólogo o epílogo de la obra cuente del calefón, y de aquella historia del papagayo.